domingo, 17 de julio de 2016

Anunnaki: leyenda vs historia

Dijo Dios: «Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; que domine los peces del mar, las aves del cielo, los ganados y los reptiles de la tierra». Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer los creó. Génesis 1-26.

Charles Darwin demostró que el hombre evolucionó del mono, pero, ¿y si Darwin se equivocó y La Biblia dice la verdad? No, no me he vuelto loco, ni creyente, simplemente curioso. Les explicaré un cuento y ustedes decidirán si este relato podría ser verosímil o no. Empecemos.

Desde que el hombre pisó la luna ha soñado con colonizar un planeta. A la falta de conocimientos tecnológicos que nos puedan hacer llegar a galaxias lejanas con infinidades de planetas orbitando alrededor de su Sol, el hombre se ha propuesto colonizar Marte. Para hacer más realista esta historia yo utilizaré el planeta rojo pero si ustedes lo desean pueden ahorrarse millones de años de viaje y evolución imaginándose un planeta cercano de las mismas características que el nuestro. No seré yo quien se lo impida.
Imaginemos pues que la NASA descubre que por el interior de Marte discurren ríos subterráneos de agua potable y deciden enviar una excavadora que haga fluir ese agua hacia el exterior para que pueda crearse una atmósfera idónea para albergar vida. Con la tuneladora envían también semillas, polen y microorganismos para sembrar el milagro de la vida en la futura colonia. Mientras Marte evoluciona y se vuelve un planeta verde, los terrícolas nos cargamos el nuestro deliberadamente. El aire empieza a ser irrespirable, cada día surge una nueva catástrofe natural en alguna parte del mundo, los alimentos escasean, las enfermedades abundan y la vegetación y los minerales desaparecen. Pasados unos años (obviemos la cantidad por ser prescindible para narrar esta historia), la NASA decide que ha llegado el momento de enviar al ser humano al planeta para que nuestra especie no desaparezca. Se envía un equipo de científicos con la tecnología más avanzada disponible para que puedan sobrevivir durante muchos años, antes de que se puedan enviar refuerzos. Escogen un lugar llano donde la nave pueda aterrizar sin inconvenientes, con agua y mucha vegetación, imprescindible para la supervivencia de los afortunados astronautas, y los lanzan al espacio. El equipo científico aterriza en Marte sin dificultad alguna y empiezan a trabajar en la creación de su nuevo hogar. A este primer equipo les llamaremos "los dioses de Marte". El dios arquitecto empieza a trabajar en la construcción de casas y laboratorios para sus colegas y sus instrumentos. El dios biólogo investiga la flora y la fauna, el dios químico busca minerales, el dios físico estudia el entorno, etc. Al cabo de un tiempo descubren que la atmósfera marciana es calcada a la de la tierra e informan a Houston de que ya les pueden enviar su particular Arca de Noé y refuerzos humanos para seguir con la colonización. Mientras llegan los animales, las semillas y los trabajadores ellos se echan una siesta criogenizada para mantenerse jóvenes y saludables.
El Arca de Noé llega y los dioses despiertan para seguir con su trabajo. Crean granjas, cavan minas, construyen barcos, etc. Pero hay un problema, hay mucho trabajo que hacer para tan poco trabajador. Los recién llegados les dicen que en La Tierra la cosa está muy mal, que la mano de obra barata y el combustible escasea y que ven difícil que Houston les envíe más material. Entonces, al dios político-militar, el jefe de los dioses, se le ocurre una idea: clonarse. Con clones humanos pueden satisfacer la demanda y convertir a esos clones humanos en esclavos, sólo hay que mantenerlos en la inopia para que no se rebelen y hagan siempre lo que se les diga. El resto de dioses está de acuerdo, salvo el dios filósofo, pero visto lo visto no queda otra opción. Pero surge un nuevo problema, hay pocas diosas entre las divinidades y son demasiado valiosas para arriesgarse a que mueran en los múltiples partos. Necesitan un vientre de alquiler. El dios biólogo informa entonces que mientras dormían, en el planeta ha surgido una especie animal parecida al ser humano pero más fea y con más pelo, los llama los monos marcianos. Explica el biólogo que su gestación es casi idéntica a la del ser humano y que puede ser factible que den a luz a los clones humanos. Se llega al consenso. Se insemina un óvulo de la diosa madre, la mujer del dios jefe, con el semen de su marido y lo introducen en el útero de la mona marciana (según Jeremy Rifkin, profesor de la Escuela Wharton de Finanzas y Comercio, y presidente de la Foundation on Economic Trends, algunos científicos se han propuesto crear un “humanzee” (del inglés human y chimpanzee) que sería el cobaya ideal para los laboratorios de investigación). A los nueve meses nace un niño al que llaman Adán, por aquello de ser el primer hombre creado en La Tierra. El experimento funciona y en menos de veinte años los dioses tienen un ejército de esclavos incultos para que hagan las faenas pesadas. La población aumenta y se construyen nuevas ciudades que alberguen a los esclavos. A cada dios se le da una ciudad que gobernar cerca de lugares donde puedan investigar de lo suyo (por ejemplo el dios químico gobierna la ciudad que está cerca de las minas, etc.) y apartada de las demás ciudades para evitar aglomeraciones y rebeliones de masas.
Pero en la ciudad del dios filósofo los clones marcianos, además de trabajar, aprenden a leer, a escribir, a sumar y además de obligaciones también tienen derechos. Sólo en la ciudad del dios filósofo los clones conocen el sexo y los misterios de la procreación y empiezan a fornicar entre ellos como monos y a multiplicarse sin orden alguno. Los rumores de que en Filosofía City los clones viven muy bien y sólo trabajan cuarenta horas semanales se extienden por el planeta y los clones de las otras ciudades empiezan a exigir a sus respectivos dioses ser tratados como sus homólogos filosóficos. El dios político-militar se enfada con el dios filósofo por dar cultura a los incultos y decide acabar con los clones insurrectos y volver a empezar de cero. Fabrica una bomba atómica y un búnker grandioso donde almacenar comida y resguardarse los dioses durante el tiempo que dure la radiación. El dios filósofo se opone a tal idea pero su jefe no le da opción: o estás con nosotros o contra nosotros. Acepta a regañadientes la barbarie pero rebela el secreto a su clon marciano favorito para que construya un búnker él también donde almacene animales, trigo, frutas, etc., y pueda vivir su familia y amigos el tiempo suficiente para volver de nuevo a la superficie. El dios jefe cumple su palabra y tira la bomba atómica. La fauna del planeta desaparece por completo y la flora ya no da frutos. Unos años después los dioses despiertan y se dan cuenta de su error cuando ven que no hay alimentos que llevarse a la boca. El dios filósofo les saca de su desesperación admitiendo que él dijo a su clon favorito que hiciese otro búnquer para mantener la vida futura del planeta a salvo. El dios jefe se enfada con él pero su esposa le hace ver que su desobediencia les ha salvado la vida. Aún y así, el dios jefe decide dictar normas como el matrimonio y el pecado de la copulación viciosa y las escuelas gubernamentales para que los clones no se multipliquen a lo loco y conozcan lo justo para no sentirse marginados y se vuelvan a rebelar. Y colorín colorado este cuento se ha acabado.
¿Les ha gustado? ¿Les ha parecido una historia creíble? ¿No? Es lógico, ¿quién va a creer a un pobre inculto que su mayor titulación es una FP de segundo grado? ¿Y si les dijese que esta es la historia de la humanidad, nuestra historia, muy resumida, avalada por numerosos científicos a los que se les ha tachado de locos? ¿Y si les dijese que estos científicos han demostrado que La Tierra carecía de vida hasta que otro planeta chocó contra ella y le "transmitió" el agua y los microorganismos que dieron origen a la vida del planeta hace millones de años? ¿No? ¿Y si les dijesen esos mismos científicos que ese choque se llevó una parte de tierra y que por eso el Océano Pacífico abarca medio globo? ¿Y qué explicación le dan a las tablillas sumerias datadas en el año 4.000 a. C. donde se ven dibujados cohetes con llamas en la cola? ¿Y si los teólogos les dijesen que La Biblia narra la historia de la humanidad y que es una copia casi exacta de la historia de la humanidad que narran los sumerios, el primer pueblo civilizado? ¿Y si los científicos les dijesen que todavía, a estas alturas tecnológicas, no tienen explicación para el salto evolutivo y tecnológico entre Atapuerca y las pirámides con sólo 40.000 años de diferencia cuando al homo erectus le costó un millón de años crear el fuego? Ustedes pueden pensar que hubo un Einstein cavernícola que dijese a sus colegas: "pero tío, ¿no ves que si calentamos mucho esa roca gris podemos moldearla y fabricar clavos para hacer barcos y navegar por el mar? ". Yo lo dudo. Al mono le llevó millones de años erguirse y vestirse. No digamos ya domesticar animales, usar transporte, hacer ladrillos, fabricar casas.... Si algo inexplicable no hubiera sucedido y hubiésemos seguido la evolución natural del homo erectus los científicos creen que aún iríamos en taparrabos y pescaríamos a bastonazos. ¿Y si realmente seres más avanzados que nosotros nos crearon a su imagen y semejanza, nos enseñaron la agricultura, la ramadería, la pesca, la arquitectura, a escribir, a sumar, a viajar, a fabricar objetos con oro, plata, cobre o hierro y nos adoptaron como a sus hijos? ¿Y si ese dios misericordioso del que tanto nos hablan las distintas religiones nos hubiese tratado como a animales mientras que el dios malo, Satanás, nos enseñaba a querernos a nosotros mismos, a rebelarnos contra el opresor, a culturizarnos y procrear? Ahora que lo pienso, para algunos, para los de arriba, sí que era un dios cabrón, sí. ¿Y si al rebelarnos contra ese dios todopoderoso, éste crease un desastre como un diluvio y Satanás nos hubiera salvado diciendo a Noé cómo fabricar un barco indestructible en el que navegarían la mayoría de especies y algunos humanos escogidos? ¿Qué explicación tiene que un ser primitivo escribiese que los dioses usaban "barcos celestes" y "vestimenta del cielo"? ¿Y si siguen entre nosotros estos dioses? ¿Cómo podemos distinguirlos si son iguales que nosotros? ¿Sigue el dios" bueno" intentando esclavizarnos y controlando la natalidad con virus raros mientras el dios "malo" lucha por salvarnos aportándonos sabiduría y vacunas? Si esto fuese así explicaría muchas cosas que hoy día no tienen explicación. ¿Por qué sigue el cáncer sin cura? Todos sospechamos la respuesta: porque a alguien le interesa que sea así. ¿Por qué nos ocultan información? Hay algo más. Cuenta la leyenda que Noé fue el último extraterrestre de sangre pura, ya que el resto de anunnakis se habían mezclado con los seres humanos y su sangre era mixta. El pueblo judío dice ser descendiente de Noé, el pueblo escogido, y sólo se casan entre ellos, no se mezclan con el resto de la raza humana. Además muchos de los grandes genios de la historia eran judíos, son los que dirigen la economía mundial, los Illuminati del mundo que reclaman volver a su tierra, situada precisamente en lo que fue la primera ciudad sumeria creada por los Anunnaki. ¿Casualidad? Yo dejé de creer en las casualidades hace mucho tiempo. Retrocedamos quinientos años, cuando los españoles colonizamos América. Para los españoles los nativos eran mano de obra gratis y su piel valía menos que la de un perro. Se les dejaba morir de hambre en las minas y los recién nacidos servían de comida para perros, y no exagero. Hubo eclesiásticos como Fray Bartolomé de las Casas que intentaron ayudar a los nativos culturizándolos y protegiéndolos de los militares y políticos españoles. Los nativos utilizaron las armas de los colonos para rebelarse y expulsarlos de su país, de su tranquila vida, y lo consiguieron muchos años después. ¿Podría ser esto mismo a nivel mundial actualmente? ¿Podría ser que Enlil, el dios político-militar de Marte, desease esclavos y su hermano Enki se opusiese a él intentando exterminar a la raza pura de los opresores anunnaki-judíos? Se cuenta en las tablillas sumerias que Anu envió a sus dos hijos a La Tierra y que Enki se rebeló contra su hermano Enlil por el trato que éste daba a los clones humanos. Fue Enki el que enseñó a Eva a comer la fruta del árbol del conocimiento (supongo que esto es alegórico) y Eva a su vez enseñó a Adán y su descendencia se rebeló contra Enlil, que dejó que se exterminasen con el Diluvio Universal. ¿Seguirá la lucha entre los dos hermanos por someter o liberar a la humanidad? Si esto fuese así se explicarían las numerosas persecuciones que a lo largo de la historia ha sufrido el pueblo judío por controlar la economía y la tecnología del mundo. ¿Somos meros soldados que han escogido uno u otro bando sin saberlo? ¿Podría el ser humano ser inmortal como dicen los sumerios que eran los anunnaki por su amplio conocimiento de la medicina y la genética y en cambio morimos de enfermedades curables o de hambre? ¿Se imaginan que se probase que esta leyenda es cierta? Reinaría el caos en todo el planeta.
Jamás sabremos si esto es cierto o no pero por lo menos podemos dudar, reflexionar y repasar la historia. Por mi parte sólo digo que si los sumerios tuviesen razón, muchas cosas inexplicables quedarían explicadas. Buenas tardes.
Basado en el libro El 12o planeta de Zecharian Sitchin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario